Pariente de los rehenes argentinos de Hamás liberados por Israel relató cómo se enteraron del rescate

Luis Har, abrazando a uno de sus familiares. Fuerzas de Defensa de Israel/Folleto vía REUTERS

 

Fernando Marman, de 60 años, y Louis Har, de 70, estaban en un departamento de Rafah bajo custodia de milicianos cuando irrumpieron las tropas del FDI que los trasladaron de regreso a Israel

“Los vimos (…) hubo muchas lágrimas, abrazos y pocas palabras”, relató Edan Begerano, yerno de uno de los dos rehenes argentino-israelíes liberados la madrugada del lunes en una operación militar de las fuerzas israelíes en el sur de la Franja de Gaza.





Por Infobae

El ejército israelí, la agencia de seguridad Shin Bet y la policía liberaron en un asalto durante la madrugada en la localidad palestina de Rafah a Fernando Marman, de 60 años, y Luis Har, de 70.

El ministerio de Salud del movimiento islamista palestino Hamas, que gobierna Gaza, informó que esta vasta operación, que incluyó bombardeos en varios puntos de Rafah, dejó “un centenar de muertos”.

Los dos rehenes liberados, secuestrados en el kibutz Nir Yitzhak en el sur de Israel el 7 de octubr, fueron trasladados en helicóptero al hospital de Sheba, en Ramat Gan, cerca de Tel Aviv, donde llegaron hacia las 03H15 de la mañana, precisó el centro de salud.

Fernando Simon Marman y Louis Hare, junto a familiares en la clínica dónde se recuperan. Fuerzas de Defensa de Israel/Folleto vía REUTERS

 

”Hacia las 3 de la madrugada recibimos una llamada de las autoridades israelíes comunicándonos que ‘Fernando y Luis están en nuestras manos’, que por favor fuéramos a verlos al hospital. Quedamos conmocionados. No lo esperábamos. Pero, nos subimos al auto y vinimos”, contó Begerano, yerno de Luis Har.

Begerano indicó que pudieron verlos y que “están bajo supervisión médica, en cama”.

”Parecen bien, si puedo decirlo. Están siendo sometidos a una serie de exámenes, rodeados de médicos y enfermeras. Y lo que es más importante, están rodeados de sus familias”, añadió, en una declaración a la prensa a la salida del hospital.

El yerno del secuestrado relató que en el momento del encuentro los corazones de los liberados “latieron a 200 pulsaciones por minuto, quizá más”.

”Hubo muchas lágrimas, abrazos y pocas palabras (…) Hoy estamos felices, pero todavía no hemos ganado. Éste es solamente un paso más para el retorno a casa” de los rehenes que siguen cautivos en Gaza, destacó.

Leer más en Infobae