Un tuit que se vendió por 2,6 millones ahora no vale ni 300 euros: ¿ha estallado la burbuja de los NFT?

Los NFT son un boom en todo el mundo, asociados a la criptomoneda Ethereum
Shutterstock – Shutterstock

 

Principios de 2021. Los NFT se cuelan en la conversación popular y dejan de ser un tema exclusivo de expertos en criptomonedas y una parte de internet. El interés por estas piezas digitales de arte que se elaboran a partir de unos códigos que las hacen únicas empieza a crecer. De la noche a la mañana cientos de artistas se convierten en millonarios. Famosos como el futbolista Cristiano Ronaldo o la influencer Paris Hilton se apuntan a vender sus propios NFT o se convierten en compradores. La locura alcanza tal cota que un tuit de Jack Dorsey, cofundador de Twitter, se vende por 2,6 millones de euros. El mensaje “Configurando mi cuenta Twttr” (“Just setting up my twttr”), que Dorsey publicó en marzo de 2006 y que estaba a la venta en la plataforma Valuables, fue adquirido por el empresario Sina Estavi, afincado en Malasia. Un año después, en abril de 2022, el magnate trató de revender el tuit en subasta. Anunció que la mitad de la recaudación sería para caridad. Esperaba ganar más de 50 millones de euros. Tras siete días en venta, la mayor puja ascendía a unos 250 euros. ¿Ha estallado la burbuja de los NFT?

Por: El País

Suele usarse esta fecha, abril de 2022, para ubicar el estallido de la burbuja de los NFT. O, por lo menos, quienes aseguran que ha explotado, ponen de ejemplo el desplome del valor del tuit de Dorsey. Su argumento se fundamenta en una combinación de factores: la especulación descontrolada, la caída de las criptomonedas —los NFT se pagan con ethereum, la segunda más popular tras el bitcoin— y una reorganización de un sector del arte que creció de manera descontrolada e insostenible. El mercado de los NFT ha bajado al 50% en un año, se ha pasado de ventas de casi 2.900 millones de dólares a poco menos de 1.500 millones, según el informe anual The Art Basel and UBS Global Art Market.

Clare McAndrew, fundadora de Art Economics y responsable de este informe, solo recuerda un par de acontecimientos similares. “A finales de los ochenta, principios de los noventa, el mercado cayó un 60% en un año después de que los japoneses dejaran de comprar de manera abrupta”. El arte tampoco escapó a la gran crisis financiera de 2008, con pérdidas del 40%. Pero en ninguno de los dos casos hubo un protagonista tan claro como lo tienen ahora los NFT.

Puedes leer la nota completa en El País