Vicente Brito: ¿Diálogo en el limbo?

El diálogo y las expectativas creadas con el solo anunció del inicio del mismo, se convirtieron en grandes esperanzas, lo cual fue plenamente apoyado por las principales instituciones del país, destacándose la iglesia, los organismos empresariales, partidos político, así cómo buena parte de la sociedad civil.

Hoy muchos consideran que la expectativa de diálogo está en el limbo, ya que lo observado en las últimas semanas es de anuncios y propuestas de parte y parte convertidas en extensas retóricas; sin que se hubieran logrado algún punto de coincidencia o de base previa para construir soluciones convenientes al interés nacional. Con lo cual se hubiese logrado avanzar en fortalecer los acuerdos necesarios que el país reclama con urgencia.

Es importante destacar que estos acuerdos que se obtengan a través del diálogo, no sólo tienen incidencia en las soluciones políticas que se logren fortaleciendo, por lo tanto, la democracia y las instituciones. Su impacto en la economía es evidente al generar mayor confianza en los sectores privados estimulando el crecimiento de las empresas y la producción con sus efectos en la generación de empleos, que a la vez aumentan el consumo; logrando una menor inflación y por lo tanto menor dependencia de las importaciones.

El anuncio realizado por voceros oficiales días atrás de la suspensión del diálogo, genera escepticismo en el país nacional al observar cómo las posibilidades de lograr acuerdos políticos necesarios para facilitar soluciones, se convierten en un limbo que parece ser infinito, dando como resultado un clima de incertidumbre política que no permite soluciones a la complejidad que se sostiene en el tiempo.

Vicente Brito

Presidente

Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución.