AP: Por casualidad, un reportero presenció el ataque al escritor Salman Rushdie

El autor Salman Rushdie es atendido después de haber sido atacado durante una conferencia, el viernes 12 de agosto de 2022, en la Institución Chautauqua en Chautauqua, N.Y., a unas 75 millas (120 km) al sur de Buffalo. (AP Photo/Joshua Goodman)

 

 

El reportero Joshua Goodman viajó con su familia a la Institución Chautauqua, en el oeste de Nueva York, para pasar una semana tranquila y alejada de las noticias. En lugar de ello, las noticias le encontraron a él.

Por David Bauder | The Associated Press

Goodman, corresponsal de Associated Press para América Latina con sede en Miami, asistía el viernes a una conferencia del escritor Salman Rushdie cuando éste fue apuñalado en el escenario.

El periodista se despidió de su mujer y le pidió que recogiera a sus dos hijos antes de ponerse a trabajar, equipado únicamente con su teléfono móvil. Dictó palabras, tomó fotos y envió vídeos que informaron al mundo de que alguien había atacado a Rushdie, cuyo libro de 1988 “Los versos satánicos” fue considerado blasfemo por muchos musulmanes y llevó al entonces líder de Irán a emitir un edicto pidiendo la muerte del autor.

Fue un ejemplo notable de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado para presenciar un acontecimiento inesperado.

“Fue muy surrealista, es la única manera de describirlo”, dijo Goodman. “Este era el último lugar en el que uno esperaría algo así”.

La institución tiene más de un siglo de antigüedad y está situada a más de una hora de la ciudad más cercana, Búfalo (Nueva York). Es conocida por sus retiros de verano, a los que acuden los visitantes para la reflexión espiritual y la educación. Goodman fue uno de los 13 miembros de la familia que alquiló una casa en el recinto durante una semana. Dejó su ordenador e ignoró los correos electrónicos.

Goodman, de 46 años, aprendió a navegar. El jueves por la noche, él y su familia asaron malvaviscos mientras veían salir la luna llena sobre el lago Chautauqua.

La entrevista de Rushdie, que se anuncia como centrada en la importancia de que los escritores perseguidos tengan un lugar donde trabajar, fue uno de los momentos más destacados de la semana. Goodman llegó al anfiteatro al aire libre justo cuando estaba a punto de empezar.

Las amenazas contra Rushdie -se puso una recompensa de 3 millones de dólares por su cabeza y pasó años escondido- no se habían olvidado. Algunos miembros del público bromeaban nerviosos diciendo que no querían estar en primera fila. Pero había muy poca seguridad en un lugar donde muchas familias ni siquiera cierran sus puertas por la noche, dijo Goodman.

Rushdie estaba sentado y siendo presentado cuando su atacante subió al escenario y comenzó a agredirle. Desde su punto de vista, Goodman dijo que no estaba seguro de si Rushdie estaba siendo golpeado o apuñalado, hasta que pudo ver lo que parecía ser sangre.

“Hubo un momento de conmoción”, dijo. “Todo el mundo en el público estaba sentado con incredulidad”.

Cuando un agente con un perro policía y otras personas se precipitaron hacia el escenario, Goodman se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo y se puso en modo reportero. Rápidamente envió un correo electrónico a varios de sus editores en AP sobre lo que estaba sucediendo y se dirigió él mismo hacia el escenario.

Goodman se quedó para hacer fotos y entrevistar a los testigos, a pesar de que el personal del instituto le dijo que él y todos los miembros del público tenían que marcharse, dijo. Goodman ya había cubierto protestas cuando estaba destinado en América Latina, por lo que las escenas de violencia no le eran extrañas, pero nunca en un entorno tan bucólico.

La AP envió una alerta a sus miembros sobre la noticia a las 11:06 a.m., hora del este, seguida de la primera historia seis minutos después.

Sólo después de una hora de trabajo, Goodman tuvo la oportunidad de reflexionar sobre lo que, según él, fue una de las peores cosas que había visto. “Fue tan cruel y deliberado”, dijo.

Goodman dijo que estaba triste por sus hijos que, como muchos, se ven afectados por las malas noticias en el mundo. Había esperado una semana de respiro, y habían disfrutado de su tiempo en el campamento de verano.

“No me satisface ser testigo de la tragedia”, dijo. “Sí me satisface informar a los demás”.