Cómo dibujar un mejor futuro a través de los “registros akáshicos”

 

 

 

“La única manera de ver la luz es conocer la oscuridad”son palabras de Graciela Carmona, una canalizadora de registros akáshicos, tarotista y sanadora cuántica integral para referirse al proceso de sanación que podría emprender cualquier persona que esté atravesando alguna situación difícil y desee superarla para seguir adelante.

Por Ana Guaita Barreto y Daniel Mendez Chacón / lapatilla.com

Está científicamente probado que la vida de las personas está condicionada gracias a las experiencias del pasado, pero ¿las vidas pasadas podrían influir positiva o negativamente en las virtudes, debilidades y actitudes de una persona en el presente?

Quizá el tema de vidas pasadas y reencarnación no sea el que más atraiga a los escépticos, sin embargo, cuando las terapias convencionales no arrojan los resultados que se esperan, los registros akáshicos pueden convertirse en una puerta de entrada alterna a nuestro interior para ocuparnos de la espiritualidad de una forma distinta, rigiéndonos por las memorias del alma.

 

 

En una entrevista exclusiva para lapatilla.com, Graciela Carmona detalla varios puntos importantes para entender todo el material referente a este concepto, rechazado por unos, pero aplicado por muchos otros, pues “creas o no creas en religiones, todos tenemos registros akáshicos“, afirma esta sanadora cuántica integral.

¿Qué son los registros akáshicos?

Para entrar en contexto: el término de registros akáshicos fue utilizado por primera vez en el año 1895 por la periodista y escritora británica Annie Besant, miembro de la Sociedad Teosófica, creada por la también escritora, ocultista y teósofa Helena Blavatsky.

Annie Besant comenzó a usar el término Akasha para referirse a lo que ella percibía y experimentaba al ser un “canal consciente de información”.

Tras esta explicación, se dice que los registros akáshicos son una memoria universal de la existencia, la cual representa un espacio multidimensional dónde se archivan todos los recuerdos del alma, incluyendo todos los conocimientos y las experiencias de las vidas pasadas, la vida presente y las potencialidades futuras.

Graciela agrega que se puede tener acceso a este lugar para obtener información a través de procesos de meditación, canalización y ciertos ejercicios que “ayudan a expandir nuestra conciencia para seguir adelante, evolucionar y encontrar nuestra misión de vida”.

Registros akáshicos, una biblioteca universal

“Ayudar a una persona a través de los registros akáshicos significa acceder a su pasado para desbloquear cierta información y traerla al presente”, explica Graciela.

 

 

Esta tarotista caraqueña señala que una vez que se tiene dicha información, de manera consciente se pueden liberar traumas o situaciones que están generando bloqueos en la vida de la persona.

Los registros akáshicos, de acuerdo con la información suministrada por nuestra entrevistada, muestran los traumas que tengan incidencia en esta encarnación.

“Esos traumas pueden ser descubiertos y desbloqueados para ser superados y trabajar en la misión de vida de cada uno”, comenta con firmeza.

Sanar el pasado = dibujar un mejor futuro

Expertos afirman que el método más simple para acceder los registros akáshicos es la meditación. Acceder a estos “es como sintonizar una radio”: solo hay que encontrar la frecuencia correcta y afinar hasta conseguir el sonido más claro posible, mediante movimientos minúsculos,.

Graciela detalla que a través de los registros akáshicos se puede transformar la vida de una persona en su totalidad.

“Ciertamente hay unos contratos cuando nacemos: vinimos a vivir y a experimentar, pero ¿Cuál es la función de los seres humanos?”, cuestiona.

Según explica Graciela, el propósito de una persona sobre la Tierra siempre va en pro de colaborar con algún elemento de la vida. “Tu misión de vida puede ser amarte a ti mismo, amar a los demás, amar a Dios, cumplir una misión con los animales, con seres vivos, con el planeta… Desarrollar diversas cualidades en busca la elevación de la energía”.

 

 

Nuestra entrevistada manifestó que se debe tomar consciencia de cada aspecto que debemos sanar para evolucionar. “Al elegir superar todos los bloqueos, dibujas un futuro increíble”, asegura.

Cómo liberar karmas del pasado

“Para sanar a través de los registros akáshicos, la persona debe tener el deseo de hacerlo”, sostiene Graciela.

Explica que cada vez que alguien busque sanar su pasado, debe tener la apertura a tomar consciencia y elegir vivir una experiencia diferente. “Debe elegir vivir en luz, con sabiduría, con amor, con expansión, desarrollando su ser infinito”.

Dado que los registros akáshicos son la fuente de energía que está guardada en el inconsciencia, subconsciencia y supraconsciencia, lo único que puede prelar para acceder a esas memorias es el permiso que se solicita, según afirma Graciela.

“Hacer este trabajo tiene una incidencia increíble en la persona”.

Fases de una sesión de registros akáshicos

El tema de los registros akáshicos es bastante controversial, sin embargo, como toda ciencia, requiere de ciertos pasos a seguir para lograr el éxito y la sanación.

Un estado mental manejable y la aprobación para que el guía espiritual pueda acceder a estos archivos universales son dos puntos de vital importancia, según señalan varios expertos, pero también se habla de otras etapas que deben ser respetadas:

Fase de preparación: incluye alinear la mente y los pensamientos con el objetivo de entrar en conexión con las energías del universo. Esta fase requiere estar en paz y eliminar toda ansiedad, preocupación o prejuicio.

Fase de apertura: una vez alcanzado el estado de paz, es el momento de abrir el corazón y prepararse para recibir la información del pasado.

Fase de conexión: este es el punto en el que se accede a los registros akáshicos. Se debe escuchar con atención para poder extraer la información y transformarla en nutrientes para alcanzar la evolución.

Fase de cierre: es hora de hacer un sellado energético para agradecer al universo por la información recibida y disfrutar de estas nuevas energías.

 

 

El acceso a los registros akáshicos ayudará a mejorar situaciones presentes que preocupan a la persona y hasta generan un bloqueo, que paralizan y no permiten seguir adelante. Todo esto se logra conociendo lo que hay detrás de cada memoria de las vidas para poder evolucionar.

Graciela Carmona, canalizadora de registros akáshicos, finalizó esta entrevista recordando que “estamos en la quinta dimensión. Abrir los registros akáshicos para liberar los contratos negativos de nuestras vidas pasadas es crear en tu presente una nueva realidad que va a traer un mejor futuro”.