Niño indígena de La Macanilla en Apure vende sombreros de moriche para operarse labio leporino

 

Jhon Torres Solórzano es un niño 10 años, nacido el 22 de junio del año 2018, en la comunidad Jiwi asentada en el caserío La Macanilla, ubicado en el municipio Pedro Camejo, zona fronteriza del estado Apure. Él junto a su familia sueña con operarse a través de la Fundación Divino Niño, porque nació con hendidura labio palatina, lo que le dificulta comunicarse efectivamente con las otras personas.

Por María Eugenia Díaz

El pequeño vive con su abuela y estudia tercer grado en la escuela José Gregorio Hernández, situada en el municipio Biruaca, estado Apure, donde a diario va sorteando los obstáculos que le impone no poder articular bien las palabras.

La Fundación Divino Niño, con sede en San Fernando de Apure, está asumiendo parte del costo de la operación. Sin embargo, el monto para los insumos quirúrgicos es de 500 dólares. Por eso los familiares de Jhon decidieron tejer 100 sombreros criollos elaborados con la palma de moriche, para venderlo cada uno a 5 dólares, con lo cual podrá recaudar el dinero necesario para cumplir el sueño de este niño indígena apureño.

 

 

“Somos una familia de bajos recursos económicos. Por eso estoy confeccionando 100 sombreros que voy a vender en San Fernando de Apure. Comencé a buscar el material desde el 22 de junio. Solo me hacen falta elaborar 40. Al terminarlos, me voy para la capital”, dijo para La Patilla, Yackeline Solórzano, artesana y madre de Jhon.

La familia involucrada en el proceso de confección de sombreros asume que es una tarea muy difícil en la época del invierno, donde existe poca oferta de plantas secas para tal fin. Pero esto no ha paralizado la producción de sombreros típicos llaneros, porque a esta noble causa se han sumado todos los integrantes de la familia.

“He quitado material prestado. No ha sido fácil, he dejado de comer bien, tengo un niño pequeño. Tejo en el día y a veces me ayudan. Siempre vendo aunque sea tres sombreritos para poder comer y de verdad vendo uno nada más para el niño de tres años. Lo que hago solo me alcanza para comprar la comida diaria. En La Macanilla, la comida es cara: un kilo de pasta cuesta 1,5 dólares. Nunca he tenido tanta plata en mis manos. No es fácil, pero estoy esforzándome para cumplir el sueño de mi hijo. Él se quiere operar y me está ayudando a tejer”, dijo Solórzano.

El padre y los tíos del niño han sido los encargados de localizar el material necesario para este trabajo manual. Una vez que tienen las palmas de moriche, deben ponerlas a secar en el sol durante al menos cinco días. “Ese material se consigue en el monte. Ellos tienen que caminar cinco horas para llegar al sitio. Regresan a casa de noche”, comenta la madre del pequeño.

 

 

Datos Bancarios para donaciones.

Pago móvil
Banco de Venezuela (0102)
Celular: 04165146475
Cédula: V- 24.986.519

Número de Cuenta Corriente: 01020698730000012409
Yackeline Solórzano Amanci