Talas indiscriminadas de árboles en Venezuela, una pérdida que se ha hecho más evidente

AME7552. CARACAS (VENEZUELA), 09/08/2021.- Fotografía de un árbol recién talado, el 06 de agosto de 2021, en Los Mecedores, en Caracas (Venezuela). Caracas es considerada por sus habitantes una ciudad verde, por la gran cantidad de vegetación que tiene, pero las denuncias de podas severas y talas indiscriminadas de árboles crecen cada vez más y se extienden a otras ciudades de Venezuela, que sufre agresiones medioambientales constantes. EFE/ Rayner Peña

 

Cada vez son más las imágenes y denuncias de árboles talados en todo el territorio nacional, ciudadanos, activistas y diversas organizaciones han mostrados su preocupación y exigen una explicación por parte de las autoridades.

Por Lismar Hernández y Pamela Toledo / lapatilla.com

El silencio por parte del régimen de Maduro y sus instituciones, sin una explicación clara y mucho menos un responsable sobre lo que está ocurriendo, ha generado un mayor malestar en la sociedad civil. La cifra de árboles podados y talas indiscriminadas a cualquier hora del día, aumentan cada día más.

En este sentido, el pasado sábado 27 de noviembre realizaron en la ciudad capital, la “caminata en defensa de los árboles de Caracas”, una iniciativa de un grupo de organizaciones y activistas ambientales, entre ellos Cheo Carvajal, Ciudad Laboratorio, Amigos de los árboles del Parque del Este y Ciudad Verde.

 

Ambientalistas unieron fuerzas con la sociedad civil para protestar por la tala indiscriminada de arboles. @erosships.

 

El recorrido de dicha caminata abarcó tres municipios de la ciudad: Libertador, Baruta y Chacao, zonas en las que la tala indiscriminada ha sido mayor, según denuncias.

 

Ambientalistas unieron fuerzas con la sociedad civil para protestar por la tala indiscriminada de arboles. @erosships.

 

Una iniciativa que busca encontrar los responsables y fomentar en los ciudadanos mayor atención y aprecio por los árboles, los cuales representan el patrimonio verde y son los capaces de restituir el equilibrio ambiental del entorno.

 

Ambientalistas unieron fuerzas con la sociedad civil para protestar por la tala indiscriminada de arboles. @erosships.

 

ÁRBOLES EN CARACAS DESAPARECEN

 

Foto: Lismar Hernández

 

Caracas, considerada por muchos como la ciudad de la eterna primavera, parece distante de dicha afirmación, pues su inmenso verdor se ha visto afectado por la irresponsabilidad de algunos, quienes han tomado la decisión de acabar con una variedad de árboles en la capital.

Wilfredo Villavicencio, Ingeniero Agrónomo y fundador de la fundación Entre Ríos (@somosentrerios) en el estado Guárico, señaló que la tala de árboles en las ciudades ocurre por diversas razones entre las que menciono: urbanísticas, infraestructura (ampliación de avenidas o autopistas), por la demanda del ciudadano que solicita la tala por diversas razones (ampliación de la vivienda, temor a la caída del árbol, porque no se quieren limpiar las hojas que caen, porque ya no les gusta, por seguridad, estética, etc).

Asimismo, enfatizó que “esto no sería un problema si se respetara el ordenamiento legal que rige la materia, el crecimiento de las ciudades implica que debe haber más árboles para el equilibrio ambiental”.

Por su parte, el periodista y director de la asociación civil Ciudad Laboratorio, Cheo Carvajal ha documentado el deterioro de Caracas y la guerra contra los árboles, denunciando diversas zonas en las que la tala de los árboles se evidencia cada día más.

Carvajal además fue uno de los que promovió la caminata en defensa de los árboles de Caracas el pasado mes de noviembre. A través de un manifiesto expresó “Diversas organizaciones y personas hemos decidido expresar con voz fuerte y clara, desde la calle la feroz cruzada arboricida en los cinco municipios de Caracas, que además impacta a muchas otras ciudades de Caracas”.

 

 

 

Además, los ciudadanos han compartido a través de las redes sociales imágenes de como se encuentran algunas zonas de la capital, lo que ha demostrado el descontento y la preocupación de los caraqueños.

 

 

 

 

 

VENEZUELA CADA VEZ MENOS VERDE

El problema de la tala de árboles no solo ocurre en la ciudad capital, ciudadanos denuncian que en diversas regiones la situación cada vez es más recurrente.

 

 

En este sentido surge la siguiente interrogante ¿Por qué está ocurriendo la tala de árboles en Venezuela?

“No existe una sola causa, creo que la emergencia humanitaria compleja tan prolongada que estamos viviendo sigue sacando lo peor de cada uno” manifestó María Eugenia Gil, comunicadora social dedicada a la fuente ambiental.

“Pasamos de ser un país de avanzada en materia ambiental: primer parque nacional, el Pittier, 1937. La reforestación de nuestro amado Ávila 1958. El primer ministerio del Ambiente de Latinoamérica en 1976, de tener un instituto Nacional de Parques modelo, a la desgracia de acabar con la selva en el sur del Orinoco, en la búsqueda insaciable de la “riqueza de la muerte”, enfatizó Gil.

Asimismo, Villavicencio señaló “la deforestación ilegal en el resto del país tiene mucho que ver con la falta de respuesta de los organismos encargados de que esto no ocurra. No se trata de determinar la legitimidad o la necesidad de la ocurrencia de la tala o la deforestación. Se trata del acatamiento de toda la normativa vigente”.

La periodista ambiental agregó que aunado a la crisis humanitaria que enfrenta el país existen otros factores que han desencadenado dicha situación, entre las que destaco “el quiebre del estado donde la institucionalidad no existe. No se cumplen las leyes y tampoco se tiene a donde reclamar. La ignorancia, que no se presenta sola, generalmente la acompañan; la sobrevivencia, el hambre, la pobreza, la oportunidad de hacer algún “negocio” y la impunidad. Aquí entra el dinero fácil, el cuento de la chamba juvenil, el “embellecimiento” de la ciudad, etc”.

Pero no son todas las causas, la industria maderera, la minería, los incendios forestales y la falta de gas son otros de los tantos problemas que ponen en riego los árboles en el país.

Un problema que no solo afecta a las grandes ciudades del país, distintos rincones de Venezuela se han visto cada vez más afectados ante dicha discriminación, en este sentido Villavicencio consideró “Además de la tala de árboles en Caracas o en Valencia; actividad que por su recurrencia trajo la atención de un sector de la población sensibilizado al respecto y con la posibilidad de conseguir la actuación de las autoridades respectivas, debemos tener en cuenta que fuera del ámbito de las ciudades y el interés mediático que en ellas se genera ante un tema específico, en la Venezuela profunda, ocurren afectaciones ambientales de muchísimo mayor impacto que no tienen la menor atención por las instituciones que les corresponde”.

 

 

 

¿VENEZOLANOS SIENTEN FOBIA A LOS ÁRBOLES?

Dendrofobia, un tipo de fobia que no es conocida, pero es muy común, quienes la padecen no son conscientes de ello. La dendrofobia es el miedo irracional a los árboles y todo lo que tiene, sus ramas, sus hojas, etc. Es así, como al preguntar a nuestros especialistas si consideran que existan indicios de este tipo de fobia en todo el país, María Eugenia Gil destacó que más que miedo, al parecer los árboles despiertan rabia “es como si contra ellos se puede descargar la violencia”.

“Siempre hubo ignorancia, pero ahora esa ignorancia esta mezclada con necesidad, con hambre y frustración todo lo que surge en una en una emergencia humanitaria”, agregó, quien además manifestó que las personas creen que cualquiera puede cortar una mata, lo cual se ha visto en la forma en la que a veces parten las ramas, “con mecates, tirando de ellas hasta quebrarlas”.

Por su parte, Villavicencio agregó que el miedo puede provenir al no contar con el organismo adecuado para determinar los riesgos que signifique un árbol para la seguridad personal o de los bienes de las personas “el problema puede estar en la institución, en la visión y misión de la misma. En la idoneidad y la ética de los funcionarios responsables”.

Asimismo, agregó que para equilibrar las instituciones se debe tener el contrapeso necesario “y no es otro que una ciudadanía con las herramientas necesarias para empoderar su comunidad en el ejercicio de sus derechos e intereses colectivos ambientales”.

¿CONSECUENCIAS PARA EL FUTURO?

 

AME7552. CARACAS (VENEZUELA), 09/08/2021.- Fotografía de un árbol recién talado, el 06 de agosto de 2021, en Los Mecedores, en Caracas (Venezuela). Caracas es considerada por sus habitantes una ciudad verde, por la gran cantidad de vegetación que tiene, pero las denuncias de podas severas y talas indiscriminadas de árboles crecen cada vez más y se extienden a otras ciudades de Venezuela, que sufre agresiones medioambientales constantes. EFE/ Rayner Peña

 

El daño que se le viene haciendo a los árboles con su tala indiscriminada en todo el territorio nacional tiene consecuencias graves para la vida del planeta, sin embargo, no será en el futuro que se vean los males causados, nuestros especialistas convergen en que “el futuro es el presente, los efectos son inmediatos”.

“Ya estamos viendo los efectos de Cambio Climático, estamos en pleno Calentamiento Global, hoy requerimos de más árboles que nunca. Nos dan el oxígeno que necesitamos para vivir, son los que capturan CO2. Protegen el suelo, evitan deslaves y la erosión. Cuidan los cuerpos de agua, le dan abrigo a otras especies que también comparten el planeta con nosotros” detalló María Eugenia Gil.

Agregando que en las ciudades ayudan a reducir ruidos, el polvo y el calor creando microclimas más agradables. “Los árboles hacen más habitable los espacios intervenidos, son básicos para la vida del planeta”.

ES MOMENTO DE ACTUAR

 

Porque sin árboles no hay ciudades #NuestrosArbolesTienenDolientes
Foto: @esbaratao_

 

Pensar en consecuencias a futuro no es permisible, los daños que ha sufrido el medio ambiente por culpa de la mano del hombre se agravan cada vez más. Los estragos que ha causado el calentamiento global hacen replantear el accionar de los ciudadanos del mundo.

Es momento de actuar para evitar más daño, en este sentido María Eugenia Gil y Wilfredo Villavicencio manifestaron algunas medidas a tomar para preservar los árboles en el país.

Educación, para Gil es una medida indispensable para lograr el cambio, “dejar de ser depredadores y convertirnos en ciudadanos defensores de la vida”. Asimismo, la recuperación de la institucionalidad, “no es posible que desde organismos del Estado; Inparques, el Ministerio de Ecosocialismo, el Ministerio de minería ecológica autoricen la destrucción de la vida en el país”.

Por su parte Villavicencio destacó el fortalecimiento institucional y el acatamiento de la norma vigente, así como el mejoramiento progresivo de la misma en beneficio del medio ambiente.

Ambos comparten la idea de reconocimiento a la sociedad civil en formación ambiental, lo que generará empoderamiento para hacer valer los derechos y cumplir los deberes. “Levantar su voz para denunciar y reparar en lo posible estas acciones” enfatizó Gil quien además apoyó la manifestación del pasado 27 de noviembre “Fue un éxito, ojalá sigamos ese ejemplo y lo repitamos en todas las ciudades, varias veces al año”.

Además, agregó campañas de reforestación bien planificadas, así como penalizaciones acompañadas de formación, actualizando la ley Penal del Ambiente.

Concluyó que es importante el apoyo de los medios, comunicadores, community managers y los vecinos “que son los ojos en la ciudad”.