El veneno de una mortífera araña podría ayudar a las personas que sufren ataques cardíacos

 

Un grupo de investigadores de la Universidad de Queensland y del Instituto de Investigación Cardíaca Victor Chang de Sydney, en Australia, están trabajando en un posible candidato a fármaco derivado del veneno de la araña de tela de embudo australiana (una de las especies de arácnidos más peligrosas del mundo) que sería capaz de ‘reparar’ el daño de los corazones de aquellas personas que han sufrido un ataque cardíaco. Los resultados del estudio fueron publicados recientemente en la revista científica Circulation.

Por Actualidad RT

Si bien estas arañas usan su veneno para inmovilizar o matar a sus presas, e incluso su mordedura puede ser letal para los seres humanos, los científicos descubrieron que en la sustancia estaba presente una proteína que bloquea la “señal de muerte” que se genera tras los ataques al corazón, e impediría que se active la muerte de células cardíacas.

“Después de un ataque cardíaco, el flujo de sangre al corazón se reduce, lo que resulta en una falta de oxígeno al músculo cardíaco. La falta de oxígeno hace que el entorno celular se vuelva ácido, lo que se combina para enviar un mensaje a las células del corazón para que mueran”, explicó el doctor Nathan Palpant, de la Universidad de Queensland. Además, agrega que pese a “décadas de investigación, nadie ha sido capaz de desarrollar un fármaco que detenga esta señal”, por lo que las enfermedades cardíacas “siguen siendo la principal causa de muerte en el mundo”.

La proteína hallada en el veneno se denomina Hi1a y actúa como una barrera protectora en los canales iónicos del corazón sensibles al ácido, por lo que el mensaje de muerte se bloquea y se aprecia una mejora en la supervivencia de las células cardíacas.

Para leer la nota completa, aquí