Farik Mora, el “fiscal” torturador sancionado por Europa, a cargo del caso Freddy Guevara

Farik Mora, el “fiscal” torturador sancionado por Europa, a cargo del caso Freddy Guevara

 

 

 

Farik Mora, uno de los fiscales estrella del régimen de Nicolás Maduro, será el encargado del caso de Freddy Guevara, diputado de la legítima Asamblea Nacional de Venezuela, secuestrado por la dictadura el pasado 12 de julio en Caracas.

Fuentes de lapatilla aseguraron que Mora sería quien se encargue del proceso, movimiento del régimen que no genera buen augurio para quienes tienen esperanzas de ver en libertad a Guevara.

Al parlamentario se le imputaron los delitos de Traición a la Patria, financiamiento al terrorismo y asociación para delinquir, además, se le designó como sitio de reclusión la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) ubicada en El Helicoide, al oeste de Caracas.

Farik Mora tiene un amplio historial con la violación de derechos humanos a presos políticos.

En junio de 2020, el fiscal chavista fue sancionado por la Unión Europea junto a otros 11 funcionarios del régimen de Maduro, catalogados como responsables de graves violaciones de los derechos humanos.

De acuerdo con el perfil revelado por el portal Analítica, Mora, fiscal en Primera Instancia del Ministerio Público del régimen, tiene una oficina dentro de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) y sus actuaciones han socavado la democracia en el país, llevando enjuiciamientos por motivos políticos que resultaron en la detención arbitraria de miembros de la Asamblea Nacional, como es el caso de Juan Requesens y otros funcionarios que se oponen al régimen de Maduro.

Farik Mora, encargado de casos importantes

 

 

 

En marzo de 2019, la diputada a la legítima Asamblea Nacional, Dennis Fernández, aseguró que fue el fiscal Farik Karin Mora Salcedo, quien habría comandado el allanamiento a las viviendas del abogado Roberto Marrero y del diputado Sergio Vergara.

Previamente, de acuerdo con información del portal TalCual, durante las protestas contra el régimen de Nicolás Maduro en 2017, Farik Mora Salcedo fue comisionado para investigar la muerte de los jóvenes Armando Cañizales y Carlos José Moreno, además de las lesiones que sufrieron tres funcionarios de la Guardia Nacional en la Urbanización Miranda en junio, y las que sufrieron otros siete GN luego de una explosión ocurrida el 10 de julio en las adyacencias del distribuidor Altamira.

En 2018, Mora pasa a la Fiscalía 67 nacional como fiscal provisorio, y es uno de los encargados de recoger los testimonios de los presuntos autores del «magnicidio» contra Maduro.

Ese mismo año, la fiscal en el exilio Luisa Ortega Díaz emitió un oficio a la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de EEUU para que se incluya al fiscal Mora Salcedo en su lista de sancionados, pues lo acusa de dirigir la violación de derechos humanos de los diputados Juan Requesens y Julio Borges.

“Farik Karin Mora Salcedo ha construido una causa penal con fundamento en la autoincriminación de los procesados mediante la tortura, la amenaza y la coacción, situación que ha merecido el repudio de la comunidad internacional”, indicó en ese escrito Ortega Díaz.