Estudiante diseña una pistola que recoge las lágrimas, las congela y las dispara (VIDEO)

Cortesía

 

 

La desesperación de los estudiantes a veces puede llegar a límites insospechados. La preocupación y la frustración suelen ser dos compañeras de viaje en algunas etapas de los estudios superiores, pero estas malas sensaciones, en ocasiones, se tornan en inspiración y permiten sacar lo mejor de uno mismo.

Por: La Vanguardia

Este es el caso de Yi-Fei Chen, una chica nacida en Taiwán que realizó sus estudios superiores en la Academia de Diseño de Eindhoven (Países Bajos). El choque cultural que implica vivir en otro país tan diferente hizo que su adaptación no fuera la idónea. Su sensación de incomodidad se acentuaba en las aulas, sobre todo por la manera de interactuar entre alumnos y profesores, que es muy diferente a la de su país natal.

Chen estaba acostumbrada a que los profesores fueran una especie de autoridad incuestionable, respetada e incluso venerada. Una figura que poco tiene que ver con la concepción del noroeste de Europa, donde la relación con el alumno es mucho más interactiva y los debates son constantes. Eso la hizo entrar en una especie de crisis con ella misma, ya que se sentía incapaz de verbalizar sus pensamientos y opiniones en clase, lo que provocó una relación negativa con sus profesores.

Puedes leer la nota completa en La Vanguardia