Robert Carmona-Borjas: Las paradojas de la justicia penal internacional

El pasado 4 de noviembre, una “delegación de Venezuela” presidida por el ilegítimo Fiscal General Tarek William Saab, fue recibida por la Fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) Fatou Bom Bensouda, para tratar, como lo dice la misma Nota de Prensa de la CPI “algunos aspectos relacionados con los exámenes preliminares que actualmente realiza la Fiscalía, en relación con dos situaciones, la primera, relacionada con crímenes de lesa humanidad cometidos desde 2014, examen iniciado por la Fiscal a motu propio en base a información recibida de la sociedad civil y otras fuentes y por la remisión de seis (6) Estados Partes del Estatuto. La segunda situación se refiere a una remisión hecha por la Venezuela de Nicolás Maduro sobre los crímenes de lesa humanidad que supuestamente habría cometido Estados Unidos, su Administración, evidentemente, por la imposición de sanciones en contra de los funcionarios y otros personajes del régimen venezolano involucrados en la realización de crímenes internacionales y en actos de corrupción sin precedentes, que según ellos constituirían crímenes de lesa humanidad. Lo curioso de todo es que esta segunda situación fue planteada por las autoridades del régimen venezolano con muchísima posterioridad a las presentadas por la oposición, sin embargo, la Fiscal Bensouda ahora las revisa de manera conjunta…

Si bien la primera responde a los interés de la justicia, pues se busca castigar a quienes han asesinado, torturado, ejecutado sumariamente y desaparecido forzadamente a opositores; la segunda es una treta más del régimen para dilatar el proceso del primero e impedir que se inicie la investigación formal y se abran los juicios correspondientes en contra de los autores, algunos ya señalados en informes de órganos internacionales, como el de la Misión de Determinación de Hechos que señaló la cadena de mando responsable de estos crímenes, lo que no se había hecho nunca antes.

El régimen sabe que tarde o temprano sus jerarcas estarán en el banquillo de los acusados. Ahora buscan engañar a la Fiscalía diciendo que se han abierto procesos en contra de los responsables de sus propios crímenes y ello solo para complicar la fase de complementariedad que se supone debe avanzar, pues en Venezuela no hay justicia; pero ellos lo intentan y retrasan.

Lo cierto y paradójico y más aún, lamentable de todo esto, es que quienes representan a los responsables de los agentes activos de esos delitos, incluso señalados por crímenes internacionales, el Fiscal usurpador William Saab y otros, hayan sido recibidos por la Fiscal que se encarga de la acusación quien más allá de la postura que por la investidura de su cargo y funciones está obligada a mantener, se fotografió con la sonrisa propia de quien vence y se burla. No hay que ser penalista ni internacionalista para concluir que este recibimiento es una ofensa a la Justicia Penal Internacional y a la misma Corte Penal Internacional creada para sancionar los crímenes mayores que ofenden a la comunidad internacional, como son los de lesa humanidad y prevenirlos.

Todo parece indicar que la sociedad internacional sigue sin rumbo en la lucha contra la impunidad.

@CarmonaBorjas