La carta que mandó Pancho Villa a Emilio Zapata para invadir EEUU y jamás fue recibida (Fotos)

Cortesía

 

Pancho Villa y Emiliano Zapata son los revolucionarios por excelencia. Se sabe que los dos personajes eran de un carácter fuerte y dominante, dentro y fuera del campo de batalla. Villa y Zapata compartían raíces campesinas, además de una relación de amistad y rivalidad enmarcada por la lucha en contra al régimen de Porfirio Díaz.

Por: Cultura Colectiva

Pero al parecer también existe una carta entre estos personajes que pudo haber cambiado la historia de México y la relación que se conserva con Estados Unidos.

Relación entre Emiliano Zapata y Francisco Villa

Ambos hombres eran revolucionarios, no políticos, los dos se sentían más cómodos frente a un ejército que frente a cualquier batalla política. Zapata era de la parte del centro de México, pero su lucha se dio en el sur, mientras que el territorio natal de Villa era en el norte del país. Zapata era un entrenador de caballos respetado y su oficial al mando lo transfirió para ayudar a entrenar caballos. Villa fue arrestado por robar caballos y obligado a unirse al ejército federal. Después de varios meses desertó porque asesinó a un oficial y le robó el caballo.

 

Foto: Fundación Centro Histórico

 

Por muchas similitudes, los dos también eran muy diferentes, Pancho Villa era un protagonista descarado, mientras que Emiliano Zapata era más tranquilo y discreto, se le conocía como un hombre de pocas palabras, por su parte Villa era mucho más impulsivo.

Cuando estalló la revolución en 1910, Villa reunió a su rudo grupo de bandidos para ayudar a Huerta, quien al principio apoyó el plan de Madero de cambiar la distribución de la riqueza, la tierra y el poder político para todos los mexicanos. El general Huerta vio a Villa como un competidor ambicioso y lo acusó de robar un caballo e insubordinación. Villa se salvó del pelotón de fusilamiento gracias a la intervención del presidente Madero.

Zapata estaba decepcionado ante la promesa incumplida por parte de Madero acerca de la reforma agraria, pero estaba aún menos encantado con el dictador Huerta, quien en febrero de 1913 hizo asesinar a Madero y luego se instaló en la oficina presidencial. Posteriormente Zapata y Villa junto con otros líderes rebeldes unieron fuerzas contra Huerta y en agosto de 1914, Carranza, apoyado por Zapata y Villa, se declaró presidente.

 

Foto: Plumas Atómicas

 

La carta de Villa a Zapata

Villa y Zapata continuaron luchando con sus respectivos ejércitos, y según el portal de la BBC para en año de 1916 se dio un interesante intercambio epistolar según la iniciativa del propio Centauro del norte, en el que señalaba a Estados Unidos como un aliado del gobierno mexicano, por lo tanto un enemigo de su propia lucha:

«El enemigo común de México es actualmente Estados Unidos y la integridad e independencia de nuestro país está a punto de perderse si antes que todos los mexicanos honestos no nos unimos y con las armas en la mano evitamos que la venta de la Patria sea un hecho. […] Encontrándonos en las cercanías de Agua Prieta y en vísperas de atacarla, el enemigo llegó por territorio estadounidense y en trenes, un refuerzo de cinco mil carrancistas que el Gobierno de Estados Unidos dejó pasar. […] Ya debes conocer los tratados que Carranza firmó con el Gobierno de Washington. […] Decidimos no quemar un cartucho más con los mexicanos hermanos nuestros y prepararnos y organizarnos adecuadamente para atacar a los estadounidenses en sus propias madrigueras y hacerles saber que México es tierra de libres y tumba de tronos, coronas y traidores. Con el fin de concienciar a la gente de la situación y organizar y reclutar a la mayor cantidad posible de personas para el propósito indicado, he dividido mi Ejército en guerrillas y cada Jefe viajará a las diferentes regiones del país que considere oportunas, mientras El plazo de seis meses, que es el designado para reunirnos a todos en el Estado de Chihuahua con las fuerzas que se han reclutado y hacer el movimiento que traerá la unión de todos los mexicanos. Como eres un mexicano honrado y patriota, ejemplo y orgullo de nuestra tierra, y sangre indígena como la nuestra corre por tus venas, estoy seguro que nunca permitirás que se venda nuestra tierra y también te prepararás para defender la Patria. Como el movimiento que tenemos que hacer a Estados Unidos, solo lo puede realizar el Norte, en vista de no tener barcos, te ruego me digas si estás de acuerdo en venir aquí con todas tus tropas y de qué manera. fecha, para tener el placer de ir personalmente a su encuentro y emprender juntos la obra de reconstrucción y engrandecimiento de México, desafiando y castigando a nuestro eterno enemigo, quien siempre debe estar fomentando el odio y provocando dificultades y riñas entre nuestra raza».

Sin embargo, esta carta jamás llegó a su destinatario. La carta fue escrita en el momento más violento de la Revolución mexicana, cuando las guerrillas estaban en su momento clímax y Carranza, estaba a punto de firmar un acuerdo con Estados Unidos. Es por eso que Villa busco unirse una vez más al Caudillo del sur.

 

Foto: Armando Ruíz Aguilar para la BBC

 

Esta misiva fue encontrada dos meses después entre la ropa de uno de los revolucionarios muertos en el ataque de Villa a Columbus en Nuevo México. Villa tuvo que intentar llevar a cabo su plan sin aliados.

Esta carta actualmente se encuentra en los Archivos Generales de Washington y algunos historiadores dudan acerca de la legitimidad del remitente, ya que la caligrafía no corresponde con la de Villa. Sin embargo, otros aseguran que en realidad, esta pudo haber sido dictada directamente por el general.