Humberto Prado rechazó los 85 feminicidios ocurridos en el primer trimestre del año

Foto Gustavo Torrijos/ El Espectador

 

El Comisionado Presidencias de los Derechos Humanos, Humberto Prado, rechazó este viernes cualquier acto de violencia de género y lamentó los 85 feminicidios ocurridos en el país durante el primer trimestre del presente año que fueron reportados por el Centro de Justicia y Paz (Cepaz).

A continuación, el comunicado del Comisionado Humberto Prado:

En ocasión de la presentación del informe sobre el Balance de Feminicidios en Venezuela correspondiente al primer trimestre del año 2020 presentado por el Centro de Justicia y Paz, en virtud de las labores de su Observatorio Digital de Feminicidios, operativo desde 2019, relativas a la documentación y categorización de todas las noticias sobre muertes violentas de mujeres reseñadas en medios de comunicación digitales; el Comisionado Presidencial para Derechos Humanos y Atención a las Víctimas emite las siguientes consideraciones:

La Comisión Presidencial para Derechos Humanos y Atención a las Víctimas, en primer lugar, destaca la ardua tarea adelantada por el CEPAZ al exponer los resultados de este trabajo de investigación, el cual, indudablemente, sirve como una herramienta veraz de referencia para organismos e instituciones que velan por los derechos humanos de la mujer. Es importante destacar que, ante la ausencia de cifras oficiales por parte del régimen que plasmen un panorama objetivo de este fenómeno; iniciativas de esta naturaleza son gratamente recibidas y respaldas por esta Comisión Presidencial.

Según los datos arrojados, se evidencia de manera preocupante un incremento en la tasa de feminicidios en Venezuela bajo un contexto de emergencia humanitaria compleja; en concreto se expone que, desde el 1 de enero hasta el 23 de marzo del 2020 al menos una mujer fue asesinada cada 36 horas en razón de su género, para un total de 85 lamentables decesos, de los cuales, 8 corresponden a niñas de menos de diez años de edad. Los alarmantes hechos siguen teniendo como principal agresor en la mayoría de los casos a personas de sexo masculino que pertenecen al entorno intimo o familiar de las víctimas. Esencialmente, se trata mayormente de parejas sentimentales para los casos de mujeres y familiares cercanos en los supuestos de las niñas. Asimismo, se observa con preocupación como se repite la constante referida al lugar de perpetración, siendo el hogar el escenario preponderante en el cual las víctimas enfrentan la violencia. Se constató también, que la principal causa fue el móvil pasional (celos) por parte de parte de parejas o ex parejas sentimentales de las víctimas, seguido de la motivación por venganza personal.

En atención a esto, rechazamos de manera categórica todo acto de violencia de género y particularmente la posterior impunidad en el castigo de los responsables, que encuentra su principal causa en la indiferencia indolente que ha mostrado el régimen en materia de investigación, identificación y sanción a los victimarios, conducta que lastimosamente ha invisibilizado este terrible flagelo del feminicidio en el país. En ese sentido, exigimos que de manera inmediata los organismos de instrucción e investigación penal, en especial, el Ministerio Publico, tomen enérgicas acciones en el desarrollo de investigaciones objetivas y expeditas con la finalidad de detener el incremento de estas muertes.

Desde esta Comisión reconocemos y celebramos que la sociedad civil adelante este tipo de iniciativas como la realizada por el Centro de Justicia y Paz. Ofrecemos, a su vez, todo nuestro apoyo y nos comprometemos a realizar campañas de información y divulgación por los medios de difusión masivos que contribuyan a la disminución y erradicación de este tipo de sucesos. De igual manera desde esta Comisión Presidencial impulsaremos todas las acciones necesarias para elevar esta problemática a instancias internacionales del Sistema Universal e Interamericano para hacerlo de conocimiento, específicamente, de la Comisión Interamericana de Derechos humamos y de su Relatoría Sobre los Derechos de la Mujer, asó como de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y su Relatoría Especial Sobre los Asuntos y Derechos de la Mujer.