EEUU insiste en la vigilancia aérea ante posible lanzamiento norcoreano

lanzamiento
FOTO DE ARCHIVO: El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto al líder norcoreano Kim Jong Un en la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur. REUTERS/Kevin Lamarque

 

Estados Unidos desplegó este lunes nuevamente un avión de reconocimiento sobre la península de Corea ante la posibilidad de que el régimen de Pionyang pueda llevar a cabo el lanzamiento de un misil en los próximos días.

En esta ocasión se trató de un RC-135W, un aparato capaz de geolocalizar señales a través del espectro electromagnético, informó la cuenta de Twitter dedicada al seguimiento de movimientos aéreos militares Aircraft Spots.

El Pentágono ya desplegó también este mismo avión el fin de semana en la región con intención de detectar actividad en instalaciones militares norcoreanas.

Desde finales de noviembre, EE.UU. mantiene un importante despliegue de vigilancia aérea a raíz de que en las últimas semanas el régimen haya disparado dos proyectiles hacia el Mar de Japón (llamado Mar del Este en las dos Coreas) mediante un lanzacohetes de gran calibre y realizado dos pruebas con motores para misiles de largo alcance.

El operativo también respondería a la advertencia de Pionyang de que Washington podría recibir un “regalo de Navidad” si no opta por formular una nueva propuesta en el diálogo sobre desnuclearización.

A su vez, Corea del Norte, que este fin de semana celebró un importante plenario en el que se debatieron “importantes medidas” políticas y “pasos militares” para reforzarse defensivamente, ha dicho que EE.UU. tiene hasta fin de año para plantear la nueva oferta.

Las negociaciones bilaterales no han avanzado desde la fracasada cumbre de febrero en Hanói, donde Washington consideró insuficiente la oferta de Pionyang referente al desmantelamiento de sus activos nucleares y se negó a levantar sanciones económicas.

Desde entonces el régimen de Kim Jong-un ha realizado repetidas pruebas de armas y endurecido su retórica con respecto a la Casa Blanca.

EFE